AForce por siempre: el recorrido de un hombre que pasó de ser carnicero a pionero de la sostenibilidad

AForce por siempre: el recorrido de un hombre que pasó de ser carnicero a pionero de la sostenibilidad

AForce por siempre: el recorrido de un hombre que pasó de ser carnicero a pionero de la sostenibilidad

21st noviembre 2022

Hace apenas 24 años, Alla Almasuri trabajaba en un supermercado. Ahora es propietario de una empresa en la que se fabrica piel de alta tecnología y tiene un plan revolucionario para llevar la industria de la piel a lograr la producción de cero residuos.

Alla Almasuri

Podemos agradecer el amor de Alla Almasuri por la franquicia de películas “Rápidos y Furiosos” por su trabajo pionero en la artesanía y la tecnología de la piel.

Cuando su amado Nissan Skyline, comprado en homenaje a las películas, requirió ser una nueva cubierta de piel para la compuerta de la palanca de cambios, descubrió que tendría que pagar £ 90 para obtener una importada de Japón. Así que compró una falda de piel en una tienda de beneficencia, tomó prestada la máquina de coser de su jefe e hizo una él mismo.

Pero no nos adelantemos. Alla llegó a Londres desde Jordania en 1998 para, como él dice: “hacer una nueva vida”. Se convirtió en portero en New Covent Garden Vegetable Market en Nine Elms y luego comenzó a trabajar en un supermercado en Kingston, al oeste de Londres. Recibió la capacitación como carnicero cuando se dio cuenta de que era uno de los trabajos mejor pagados allí.

 

Momento de generación de ideas

Después de estudiar en Kingston College y trabajar para una compañía de alarmas contra incendios, el momento de la gran idea de Alla resultó, literalmente, un cambio de velocidad.

En una ocasión, estaba platicando acerca de la cubierta de la palanca de velocidades de piel en un foro en línea dedicado a su automóvil favorito, pronto descubrió que a otros propietarios les interesaba. Esa noche, hizo tres cubiertas más para otros aficionados del Skyline y obtuvo una buena ganancia que adquirió de la falda de la tienda de beneficencia.

Cuando se dio cuenta de que podía hacer un buen negocio con esto, comenzó a asistir a exhibiciones de automóviles japoneses para adquirir plantillas para otras cubiertas de palancas de velocidades para poder fabricarlas y venderlas.

Pronto empezó a cubrir todas las tiendas de beneficencia en el suroeste de Londres, comprando todas las faldas y chamarras de piel que pudo que se podían utilizar. El negocio resultó tan bueno, que renunció a su trabajo diario, comenzó a comprar piel nueva y expandió su mercado a diferentes marcas de automóviles de todo el mundo. Se diversificó en la tapicería de motocicletas e incluso en motos acuáticas y motos de nieve.

Su negocio floreció a lo largo de los años y adquirió la tecnología para darle servicio. Compró impresoras 3D para hacer las puertas sobre las que se asientan las cubiertas de la palanca de cambios y comenzó a aceptar otros proyectos y encargos de diseñadores. Ahora emplea a 32 personas.

 

Todo tiene que ser sostenible

Durante el confinamiento, Alla decidió que quería comenzar a usar su trabajo en la industria de la piel para hacer las cosas bien. Fundó AForce, una empresa que combina la alta tecnología con el trabajo artesanal tradicional, con la motivación de que todo tenía que ser sostenible. Cada accesorio de su fábrica ha sido recuperado o reutilizado, obtenido ya sea de los pisos de un viejo estadio de fútbol hasta los barandales hechos de los establos de un antiguo granero de ganado.

Él explica: “AForce tiene que ser verde. Y debe tener actitud, con el fin de retribuir al país que tanto me ha dado”.

La reducción de desperdicios es vital para el impulso de sostenibilidad de Alla y lo llevó a superar los límites de la tecnología.

Descubrió que de los 40,000 pies cuadrados de piel que usaba cada mes, una cuarta parte se desperdiciaba: “Noté que estaba perdiendo alrededor de 10,000 pies cuadrados los contenedores de basura”.

Empezó a triturar la piel desperdiciada para poder encontrar nuevos usos para el producto separado. Pero ninguna de las trituradoras en el mercado era lo suficientemente resistente. Así que fue a una compañía llamada Nanoforce Technology para ver si podían ayudar a separarla.

 

Inducción, persuasión y financiamiento

Con la insistencia y persuasión de Alla, descubrieron no solo cómo triturar la piel, sino también cómo dividirla en sus partes constituyentes. Estos son cromo (cromo III, el inofensivo, no VI, el tóxico) colágeno, grenetina y bulto, bulto se les llama a los restos fibrosos de la piel.

Cada uno de estos materiales tiene su propio valor. El cromo es más fácil y barato de obtener de esta manera que el que se usa para el curtido. El colágeno, incluso si se elimina del cuero que tiene décadas de antigüedad, es tan útil y valioso como el fresco, al igual que la grenetina. Y el bulto, la parte que podrías imaginar como la menos útil, es la más versátil.

Se puede usar para formar paneles de automóviles, se puede usar en alimentos para perros, pero quizás la aplicación más emocionante proviene de sus propiedades de aislamiento. A prueba de sonido, resistente al fuego y con baja conductividad térmica, lo que la hace un material ideal para el revestimiento de edificios.

Toda la piel se puede reducir a estos elementos en este proceso. La piel nueva desechada por los productores y la piel vieja que puede haber quedado olvidada en un desván durante décadas.

Con el trabajo técnico y el financiamiento de la Universidad de Bangor, Alla creó bloques de aislamiento para edificios que no solo son más baratos que los que se usan en la actualidad, sino que además son más eficientes.

A Alla no le interesa ganar dinero con esta nueva forma de usar piel desechada, solo quiere que funcione a gran escala.

Él dice: “Esta es la solución al desperdicio de piel en todo el mundo. Si proporciono el método a todos, no solo al usarlo para mí, podemos lograr hacer un bien real”.

“La industria de la piel vale entre 400 y 450 mil millones de libras esterlinas al año y alrededor de una cuarta parte se tira cada año. Eso es alrededor de £ 100 mil millones. Lo que me enorgullecería es cómo usarlo. Cómo usar todo ese producto en lugar de material sintético.”

La siguiente etapa de su misión es hallar a alguien que invierta lo suficiente para construir una planta que se encargue de gestionar todos los residuos de piel en el país, y proporcionar un modelo para el resto del mundo.

 

Piel para siempre

La visión del futuro para Alla significa también ayudar a la comercialización de la piel apoyando a los estudiantes. Cada mes dona 100 pies cuadrados de piel a la Universidad de Westminster y permite que los estudiantes utilicen las instalaciones en su sede del suroeste de Londres sin costo, también les permite que usen la tecnología y les proporciona una valiosa experiencia con los artesanos que emplea.

Y parece que esto es solo el comienzo: Alla explica: “Con orgullo, hemos patrocinado el estudio de una maestría en ropa masculina  a dos  estudiantes para completar sus colecciones finales en AForce London. Los estudiantes tienen acceso a una amplia gama de maquinaria especializada en la fabricación de artículos de piel de lujo, así como a una amplia colección de materiales. Este es solo el comienzo de nuestro viaje, y trabajamos para lograr muchas más iniciativas que no solo darán rienda suelta a la creatividad de los jóvenes diseñadores, sino que también mejorarán de manera sustancial sus habilidades y perspectivas de empleo en el futuro”.

El Profesor Andrew Groves de la Universidad de Westminster dice: “AForce ha sido mucho muy generosa al proporcionar a un grupo de nuestros estudiantes piel de calidad excepcional, así como su conocimiento experto para ayudarlos a crear algunas prendas excepcionales. Ha permitido que los estudiantes incorporen su piel de calidad excepcional en sus nuevas colecciones que se exhibirán en la pasarela de la Semana de la Moda de Londres en junio”.

Alla está convencido de que puede lograr la producción de cero residuos en la industria de la piel. Y quiere ayudar a los futuros pioneros, los estudiantes de diseño a los que apoya, en el camino.

Tiene un dicho conciso para describir sus objetivos: “Piel para siempre”.

“La piel por siempre significa que es para las cosas buenas de la vida. Sí, lujo, pero para la sostenibilidad y el futuro de las personas. Para detener el desperdicio y usar cosas recuperadas, donde se usarán para productos hechos por el hombre. Y eso, para mí, es un mensaje muy importante”.

 

Real Leather. Stay Different. trabaja en sociedad con AForce, que ha fabricado de forma generosa los diseños de los finalistas del Concurso para Estudiantes de Diseño de Real Leather. Stay Different.

Descubre Aforce aquí.