Estilo lento: La respuesta sostenible a la moda rápida

El estilo lento frente a la moda rápida

Estilo lento: La respuesta sostenible a la moda rápida

6th abril 2020

Moda sostenible: El estilo lento frente a la moda rápida

Los baby boomers la tenían muy fácil. La idea de la moda sostenible no existía, no era necesario. Destaparon la botella de champán después de la guerra mundial y crecieron en los años 60 y 70, alentados a tomar lo que quisieran. Luego llegaron los años 80. Reagan y Thatcher nos dieron más seguridad; poseer la mayor cantidad de cosas posible era la prueba de que estábamos viviendo a lo grande.

Hoy en día, este punto de vista es bastante fácil de entender, pero más difícil de tolerar. Simplemente ya no podemos hacer lo que queramos. Todo, desde el reciclaje hasta la producción de alimentos, pasando por el uso de la tierra y el agua, debe administrarse cuidadosamente para reducir nuestra huella de carbono y crear un futuro mejor para nuestro planeta.

Entonces, ¿qué tiene que ver la moda con la sostenibilidad?

La moda desempeña un papel muy importante en nuestro ecosistema. No debería ser desechable ni estar destinada a terminar en el basurero tres semanas después de haberle arrancado la etiqueta, sin embargo, la moda rápida sigue estando muy presente.

¿Cuántas veces han tenido esa sensación increíble al conseguir una ganga en una tienda de ropa que saca nuevos estilos cada semana? Se siente como si fuéramos los primeros en haber llegado durante la fiebre del oro. Pero, desafortunadamente, eso es la moda rápida: el modelo barato y fabricado en serie cuyo objetivo es vender la mayor cantidad de ropa posible. ¿Saben qué es lo peor? La industria de la confección es responsable de cerca del 10% de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero, así que esa chamarra a mitad de precio de la tienda de ropa puede ser un buen negocio para la cartera, pero no para el medio ambiente.

¿Qué podemos hacer para cambiar esto?

En lugar de esto, queremos introducir algo distinto: el “estilo lento”. Es mucho mejor para nosotros, para nuestro guardarropa y para el mundo que nos rodea.

En lugar de acumular ropa rápida y barata como si fuera a pasar de moda (y de hecho, la mayoría lo hará antes de que nos demos cuenta), es mucho mejor tratar el guardarropa con respeto. Comprar ropa que adoramos porque nos dura, o porque son piezas notables que nos hacen sobresalir. Estilos atemporales con tejidos que no se deshacen, ni se degradan, ni se decoloran. Esencialmente, un conjunto que adopta un método de creación más cuidadoso y menos replicable.

Muy bien, entonces, ¿cuál es el mejor material para el estilo lento?

Eso es fácil, la piel. Cuando hablamos del estilo lento, nos referimos a un pilar de la moda que no escatima en gastos ni arrasa con todo para ganar. La ropa de piel se ajusta perfectamente a la descripción. Es más tardado fabricarla y, en general, las personas que hacen las prendas ganan un sueldo mucho más justo. Una chamarra de piel decente puede durar más de diez años, incluso más si se cuida bien.

Además, se puede combinar de maravilla con cualquier prenda vintage o retro, que es otra buena forma de ser más sostenibles al vestir. Hay que aprovechar también lo que dejan los demás. Con un abrigo o un pantalón de piel, la moda shabby puede ser tan chic como queramos.

¿Necesitan más inspiración para el estilo lento? Suscríbanse a nuestro boletín de noticias. Tenemos un sinfín de recomendaciones relacionadas con la piel listas para enviarse a su bandeja de entrada. Opónganse a la moda rápida y adopten un enfoque más deliberado.

Foto de Becca McHaffie en Unsplash